esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple o en placas es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central. Definición, síntomas, tratamiento, causas y diagnóstico... Aquí te presentamos todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad. 

 ¿Qué es la escleroris múltiple? 

La esclerosis múltiple o en placas es una enfermedad inflamatoria auto inmune que provoca lesiones en el sistema nervioso central (cerebro, columna vertebral y nervios ópticos). Se caracteriza por una reacción del sistema inmunitario que se vuelve contra el mismo y provoca la neutralización de la coraza protectora de las neuronas, la mielina. Las células nerviosas afectadas sufren importantes complicaciones para conducir el impulso nervioso, impidiendo su acceso a los órganos. 

En el mundo, dos millones de personas se ven afectadas por esta enfermedad. La esclerosis múltiple es más frecuente en los adultos jóvenes entre 25 y 35 años. Por razones desconocidas, dos de cada tres casos afectan a mujeres. 

Esclerosis múltiple: Los síntomas más comunes

Los síntomas de la esclerosis múltiple varían de una persona a otra a lo largo del tiempo. Dependen principalmente de la zona del sistema nervioso central afectada por la  inflamación, haciendo único cada caso. Sin embargo, de manera general encontramos en la esclerosis múltiple,los síntomas y signos siguientes :

 -Problemas sensitivos (dolores, sensación de hormigueo, de frio)

- Problemas de vista (disminución de la visión, visión borrosa, velo en los ojos)

- Problemas musculares (parálisis, disminución de la fuerza muscular)

En la esclerosis múltiple, éstos pueden ser algunos de los primeros síntomas. La EM evoluciona por brotes, es decir, periodos de aparición o desaparición de los síntomas. En general, un brote dura entre dos y seis semanas. Desgraciadamente, no todas las personas que sufren la enfermedad presentan todos los síntomas de la esclerosis múltiple.

Esclerosis múltiple: un diagnóstico difícil

Es muy difícil a dia de hoy  obtener de forma segura un diagnóstico sobre la escleroris múltiple. De hecho, no existe actualmente  ningún test fiable y los errores son sin embargo numerosos. La mejor opción es llevar a cabo una resonancia magnética para detectar el lugar y el número de lesiones neuronales causadas por la enfermedad. Se considera que hay que haber sufrido al menos dos brotes para confirmar el diagnóstico.

Lo que hace dificil la escleroris múltiple es que su evolución es muy lenta y se extiende durante  varios decenios. Distinguimos dos formas.La forma recurrente-remitente se presenta en el 85 % de los casos al principio. La escleroris múltiple evoluciona a través de brotes continuos sin que avance la enfermedad.Mientras que en  la forma  progresiva  (primaria o secundaria), la enfermedad evoluciona de manera progresiva y los brotes son menos frecuentes. La minusvalía corporal se hace bastante patente.

Esclerosis múltiple: ¿causas sin definir?

En la esclerosis múltiple, las causas no están claras. A pesar de no ser una enfermedad hereditaria, existen numerosos factores genéticos implicados. Los investigadores han encontrado 29 genes que estarían potencialmente implicados en la aparición de la enfermedad.También hay que tener en cuenta los factores medio ambientales. De hecho, el número de horas solares influyen en el desarrollo de la enfermedad.

Los países más alejados del Ecuados son por lo tanto los que más riesgo corren.La enfermedad se desarrolla de manera más frecuente en Escandinavia, Canada y el Norte de Estados Unidos.

Tratamiento de esclerosis múltiple sí, pero sin cura

Hoy en día, no existe desgraciadamente ningún tratamiento para  la escleroris múltiple. A pesar de ello, los avances médicos han permitido encontrar medios para prevenir los brotes y relentizar el avance de la enfermedad. A dia de hoy, podemos afirmar que la esclerosis múltiple no tiene cura.

Existen diferentes tipos de tratamientos para la EM. Los inmunomoduladores son tratamientos más conocidos para intentar estimular la actividad de las células immunitarias. De media, disminuyen el 30% de la frecuencia de los brotes. Los inmunopresores se utilizan de manera exclusiva cuando la enfermedad es severa. Más agresivos, generan graves efectos indeseables por lo que son prescritos en pequeñas dosis.

Publicado por , el